inclusão de arquivo javascript

 
 

Economia » Noticias

 Claves para superar la presión del jefe terminando el año

11 de Octubre de 2009 • 07:00hs  •  actualizado 08:32hs

Parte el último trimestre del año y junto con eso el periodo final para completar las metas fijadas por las empresas para el 2009.



Es un periodo en que aumentan las presiones, lo cual se suma a los altos niveles de exigencia que actualmente tienen los trabajos según indica Camila Álvarez, jefa de selección de HR Consulting Trabajando.com.



Por ello la frase "mi jefe me presiona" se vuelve más frecuente y los expertos en el área entregan claves para superar esa situación.



¿Cómo enfrentar a un jefe que siempre está exigiendo más?



Birgit Nevermann, Gerente de Laborum Selección señala que en situaciones donde el jefe presiona mucho es importante establecer en conjunto las prioridades en el trabajo.



Agrega que es importante "transmitirle de manera clara cuáles son las dificultades con las que nos hemos visto enfrentados para poder cumplir con cabalidad sus requerimientos. Si es necesario recomiendo solicitar ayuda de otras personas o ver si se pueden redefinir los plazos y tiempos de entregas".



Sobre el mismo punto, la jefa de selección de HR Consulting Trabajando.com. indica que es importante que el empleado le cuente a su jefe todas las responsabilidades que tiene.



"Debe informarle a cargo de qué está, cuáles son sus metas y que es lo que está cumpliendo, para que de esa manera pueda haber un seguimiento constante de lo que hace la persona".



Agrega que también es importante negociar con el jefe para ir estableciendo prioridades en conjunto, para que su superior esté enterado de lo que hace el trabajador y ponga límites en lo que pide.



¿Cómo trabajar en un ambiente donde hay presiones en la entrega de resultados?



Lo primero que aclara al respecto Paulina Opazo, Directora de la unidad de consultoría del portal de empleos de bumeran.com, es que en general, y cada vez con más frecuencia, estamos todos obligados a cumplir con ciertos plazos o presiones en nuestro trabajo.



"Por ejemplo, los contadores que deben pagar el iva el día xx de cada mes, los ejecutivos de ventas que deben cerrar sus negocios antes de que se termine el mes, los publicistas que deben entregar sus proyectos o campañas el día establecido, los periodistas que deben entregar sus notas antes de la publicación, etc".



Por ello, la especialista invita a organizarse en base a los plazos establecidos; "ideando un calendario propio que anticipe las fechas límites y así intentar repartir la carga de trabajo durante todos los días del mes".



¿La presión laboral puede generar trastornos mentales?



Los expertos consultados en Laborum.com, Trabajando.com y bumeran.com concuerdan en que la presión constante y la alta carga laboral pueden generar trastornos como cansancio, agotamiento, estrés, síndrome burn-out, etc.



Por ello, es importante estar atentos a los síntomas producidos por la alta presión laboral o exigencias del jefe, ya que en esos casos puede ser recomendable desde tomar un periodo de descanso hasta realizar distintas actividades extra laborales como hacer ejercicio, conversar con amigos, hacer yoga, etc.



"En este sentido es importante que cada persona aprenda a sopesar o balancear la importancia del trabajo en nuestras vidas, de manera que una alta carga de presión por parte de nuestros superiores se tome en la medida justa y no interfiera en nuestra vida personal", indica Paulina Opazo.



En caso de perder la motivación ¿es recomendable dejar el trabajo o "aguatar mientras se pueda"?



Al respecto, Camila Álvarez de Trabajando.com., señala que "es la misma persona la que tiene que tomar las riendas en el asunto e intentar mejorar esas condiciones".



Sobre lo mismo, Paula Opazo indica que eso dependerá de cada uno, pues hay que tener en cuenta la situación familiar de la persona.



"Si tiene hijos, si la señora está sin trabajo, las deudas, enfermedades o si eres mantenedor de la familia. Obviamente en esos casos quizás sea aconsejable aguantar un poco más, que aquellos que no tienen mayores responsabilidades familiares ni comerciales".



En tanto, Birgit Nevermann de Laborum Selección precisa que "aguantar por aguantar nunca va a ser una buena opción. Trabajar para lograr un buen clima, solicitar ayuda, saber que uno hizo lo posible por cambiar las cosas debiera ser lo que nos alimente y de satisfacción"



Agrega que sabiendo que uno hizo lo posible por dar un giro a la situación de vida laboral, y que -sin embargo- no lo logró, entonces recién se podría pensar en optar por un cambio de trabajo.



Gisela López Alfaro
Derechos Reservados Terra Networks Chile S.A.
INVERTIA
Todos los derechos de reprodución y representación son reservados.