2 eventos en vivo

A días de terminar el año

El fin de año no es para arañar ni para mal gastar el aguinaldo, el 1 de enero la vida sigue tal cual, con su carga de compromisos esperando

27 nov 2015
23h04
  • separator
  • comentarios

El 2015 llegó con muchas expectativas, pero se está yendo sin dicha ni gloria para la mayoría, pues las proyecciones de crecimiento económico de la región no se han realizado.

El momento de prudencia no debe confundirse con dejar de realizar inversiones, al contrario, pueden encontrarse ventajas al analizar la coyuntura actual e incorporar cambios estratégicos en búsqueda de la eficiencia empresarial.

Cada crisis trae oportunidades, pero solo puede verlas quien se libera de la preocupación y observa la situación de manera objetiva.

El ajetreado diciembre termina el 31 para dar paso a un 2016 cargado de oportunidades y desafíos. Enero se viene con todos los gastos, las deudas asumidas, las cuentas de los excesos y los costos corrientes. Antes de gastar tu aguinaldo, recuerda que el próximo mes se acerca con sus propias cargas financieras.
El ajetreado diciembre termina el 31 para dar paso a un 2016 cargado de oportunidades y desafíos. Enero se viene con todos los gastos, las deudas asumidas, las cuentas de los excesos y los costos corrientes. Antes de gastar tu aguinaldo, recuerda que el próximo mes se acerca con sus propias cargas financieras.
Foto: Getty Images

A cada uno le toca una parte distinta
La preocupación del sector empresarial es general, los números macroeconómicos indican que a pesar de no crecer en el PIB acorde a la expectativa, en la mayoría de los países Latinoamericanos y de USA son positivos y reflejan capacidad de crecimiento, ellos traen aliento y esperanza, pero no efectivo en la caja registradora.

Los empresarios asumen riesgos, forma parte de la naturaleza propia del emprendimiento, habrá años excelentes, otros regulares y quizás malos. Son situaciones propias del mercado o de la empresa, que los accionistas asumen dentro de sus propios escenarios financieros.

Pero, ¿qué sucede con los colaboradores dependientes?, quienes reciben un salario fijo mensual proyectan sus ingresos de manera estable ascendente, pues mientras cumpla correctamente con su trabajo y siga en la misma empresa, su salario no puede bajar, en diciembre cobrarán el treceavo salario (aguinaldo).

Sin embargo, hay un segmento importante de trabajadores que tienen ingresos variables, que dependen de las comisiones o sus retribuciones de alguna manera reciben el impacto de las metas de ventas.

El bajón en las metas logradas versus las proyectadas repercute en un ajuste de cinturones familiar que se visualiza en la facturación de los comercios, quienes a su vez impactan en los ingresos de quienes dependen de esos comercios, en suma, se produce un espiral pesimista donde se potencia la disminución de ingresos y por ende la capacidad de compra se ve restringida.

Por otro lado, cuando la expectativa de ingresos futuros se considera una certeza, muchas personas caen en la tentación de disponer de esos fondos antes de hacerlos efectivos. Así, quizás muchos trabajadores entre agosto o setiembre ya comprometieron sus aguinaldos, ya sea endeudándose con pagos que vencen en diciembre o contratando servicios contra esos ingresos.

En diciembre las familias enfrentan numerosos costos extraordinarios, desde las festividades de Navidad y Año Nuevo, teniendo en cuenta que a las puertas de enero aguardan los Reyes Magos. Así, entre las obligadas cenas y consecuentes regalos, los precios en general tienden a subir por el aumento de la demanda.

La mayoría de las empresas pagan salarios de diciembre en la quincena o en la tercera semana, algunas también pagan los aguinaldos conjuntamente con los salarios, lo que representa un importante ingreso para los trabajadores, el doble de lo que usualmente cobran, dando una sensación de abundancia que pronto se esfuma, ya sea ante los compromisos asumidos con anterioridad o con las compras propias de esas fechas.

Y así, a las cinco semanas corrientes que contiene el mes de enero, se suman las dos semanas anteriores que corresponden aún a diciembre, que han visto derretirse los salarios y aguinaldos de la generalidad de los trabajadores, recibiendo al siguiente año con desgano y desánimo, pues hay que remar una cuesta alta para llegar nuevamente al fin de mes.

Es importante destacar que al 31 de diciembre y al 1 de enero solo le dividen las mismas 24 horas que a los otros días del resto del año. No sucede nada más que un cambio de hojas en el calendario, sin embargo por el actuar desmedido de algunas personas pareciera que el mundo terminará el 31 de diciembre. Pues no, después del feriado nos estarán esperando las mismas cuentas y obligaciones. Esto debe ser tenido en cuenta antes de liquidar los ingresos obtenidos en diciembre.

No tiene sentido lógico gastar el aguinaldo en comprar artículos que no tendrán utilidad durante el año siguiente o en bienes que indefectiblemente traerán consigo nuevos gastos. Será mejor evaluar los compromisos venideros (deudas en cuotas, impuestos, matriculas escolares, útiles, etc) antes de definir el uso del aguinaldo. Lo ideal sería que éste ingreso extraordinario sea destinado a inversiones que generen nuevos ingresos.

En general es difícil decidir correctamente cuando “las papas queman”, de la misma forma cuando se acerca diciembre hay un estrés en las empresas por alcanzar las metas anuales, con lo que desde noviembre las ofertas y promociones abundan en el mercado, tentando a los consumidores a conseguir los fondos para acceder a las mismas.

Por ello, es importante que con anticipación al cobro del aguinaldo, cuentes con un presupuesto por lo menos desde noviembre 2015 a abril 2016, donde proyectes tus ingresos, ahorros y tus gastos, colocando topes a éstos últimos y logrando realmente que tanto tus ingresos mensuales como tu aguinaldo o premios anuales, vayan destinados a colocaciones (inversiones,  gastos o pago de deudas) que definas con tiempo y no con apremio.

En el mundo de las finanzas un factor diferencial para las buenas decisiones es el tiempo con que cuentes para implementar tu estrategia. Esto es válido para un mega proyecto o para el uso de tu aguinaldo. Fin de año no es para arañar, el 1 de enero la vida sigue tal cual, con su carga de compromisos esperándote.

Sigamos Hablando de Dinero, así aprendemos a manejarlo mejor.

Econ. Gloria Ayala Person
www.ayalaperson.com.py
www.hablandodedinero.com
www.youtube.com/hablandodedinero
gloria@ayalaperson.com.py

LO MÁS VISTO EN TERRA TV:

Hollande: Francia "hará todo lo posible para destruir" al ejército de fanáticos

Gloria Ayala Person

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad